Día de la Maternidad Libre y Voluntaria

El 10 de Mayo se conmemora el Día de la Maternidad Libre y Voluntaria, coincidiendo con el Día de la madre que en la mayoría de los países del mundo se celebra el 2do domingo de mayo, fecha que nos permite reflexionar en torno a la maternidad desde una visión de derechos, libertades, autonomía, diversidad y autodeterminación de los cuerpos de las mujeres.

Culturalmente se ha transmitido la creencia de que procrear es el destino de todas las mujeres, que las actividades domésticas y de cuidado de los niños dependen de ellas, que la maternidad es una actividad instintiva, y que ésta debe ser asumida con sacrificio, abnegación y negación de otros escenarios o roles de las mujeres.

Este tipo de maternidad impuesta y estereotipada va en contravía con la garantía de los derechos de las mujeres.

Si bien la maternidad es una opción para muchas mujeres, el no tener hijos e hijas también es una decisión que, cada vez con más frecuencia toman las mujeres como una decisión para su proyecto de vida.

La maternidad debe ser una opción y no una imposición, eliminando los estereotipos culturales donde se cree que quienes deciden no tener hijos o no pueden tenerlos, no se realizan como mujeres. La maternidad más que un destino debe ser una decisión, un acto de responsabilidad, de deseo y libertad.

Es tiempo de hacer una reconstrucción social que tienda a la igualdad y la equidad, que rompa los mitos en torno a la maternidad de forma libre, voluntaria, autónoma, diversa e informada, donde se conciba una redistribución de las tareas del hogar, una educación de los hijos compartida y una paternidad responsable. El estado y la sociedad deben reconocer plenamente el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y su sexualidad.

Un poquito de historia…

La celebración del Día de la madre varía de fecha según el pais, pero son escasos los lugares del mundo que no lo conmemoran. En el continente americano se suele celebrar mayormente en mayo, el segundo domingo de este mes.

La tradición de dicha celebración viene de los griegos, que al inicio de la primavera homenajeaban a la madre de todos los dioses, Rea, con rituales y regalos.

Pero la oficialización de esta costumbre se inició en el siglo XX, en Estados Unidos, por insistencia de una mujer que nunca fue madre, pero decidió homenajear a la suya. En 1905 Anna Jarvis empezó una campaña a favor de lo que llamó «Día de las madres», cuando su progenitora Ann Reeves Jarvis, murió (9 de Mayo de 1905). Su lucha para lograr que se adoptara el día duró años, la motivación de Jarvis provino de una oración que un día su madre le mostró: «Espero y rezo para que alguien, un día, reconozca un día en memoria de las madres, para celebrar el servicio incomparable que prestan a la humanidad en todas las áreas de la vida», decía.

La inspiración también llegó del trabajo que la propia Ann Reeves realizó durante la Guerra civil de EEUU. En 1850, en el estado de West Virginia, creó una especie de grupos de trabajo con mujeres para cuidar de soldados y trabajar por mejoras en la salud pública. Ella denominaba esos días de trabajo como «Día de las Madres».

En 1911 todos los estados de la Unión reconocieron el día festivo y, tres años después, se adoptó oficialmente que el segundo domingo de mayo se conmemoraría con un día feriado en homenaje a las madres.

Autora: Dra. Rojo Lucrecia