Mamás solteras: Cuando el amor predomina

En otros tiempos, tener un hijo supo ser la culminación máxima de la mujer. Actualmente, la modernidad trajo otras miradas y otro ritmo de vida. Muchas mujeres postergan la maternidad debido a diferentes objetivos, como darle prioridad al estudio, al trabajo o a una profesión. Pero pasa el tiempo, y aveces el deseo llega en un momento no siempre alineado al reloj biológico o la realidad de una pareja.

Gracias a las técnicas de reproducción asistida, no tener pareja masculina no es un impedimento para ser mamá. La donación de semen proporciona el otro 50% indispensable para la fertilización de óvulos, y formar un embrión.

Existen diferentes tipos de técnicas que se realizan en las clínicas de fertilidad, desde las más simples como son la inducción de la ovulación e inseminación con semen de donante, hasta  la Microinyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI, por sus siglas en inglés), que es la inyección de óvulos con espermatozoides de donante.

Otra posibilidad es la donación de óvulos, para aquellas mujeres que no ovulan o no lo hacen correctamente, y existe además la posibilidad de la donación de embriones.

En los casos de parejas de mujeres, existe una técnica que se denomina ROPA, que es la fertilización de los óvulos de una de las integrantes de la pareja pero transfiriendo los embriones a la otra mujer.

Las madres solteras por voluntad propia (esta es la denominación correcta) generalmente no están solas, y tienen familiares cercanos o amigos que la ayudarán en la crianza del bebé. Además, poseen la característica de ser muy valientes y responsables para tomar la difícil decisión de ser madres sin pareja.

En los últimos tiempos han sucedido cambios sociales radicales en nuestro planeta, y se ha demolido el tabú sobre este tema. Hoy podemos afirmar que en nuestro mundo occidental se ve como normal la gran diversidad de familias mas allá la de la fotografía clásica formada por mamá, papá y dos niños. Hoy existen familias monoparentales y familias ensambladas, en las cuales el amor predomina sobre “el qué dirán”.

Lo más difícil para una mujer sin pareja masculina  que desea ser mamá por voluntad propia es tomar la decisión de hacerlo y concurrir a la clínica de fertilidad. A partir de allí, se necesitan algunas pruebas, test y tratamientos hormonales que llevan a cumplir el sueño.

En Fecundart, hace años contamos con el servicio de Banco de Semen y Ovodonación, y estamos a disposición para informar y eliminar todas las dudas, acompañando con todo el equipo el camino de cada paciente.

Autor: Bioq. Mariano Perez