Sin categoría Archives -

All posts in Sin categoría

Ovodonación: una alternativa para que muchas mujeres puedan ser mamás.

 

Nota publicada en La Voz el día 13 de octubre de 2017

 

La técnica, muy usada en el último tiempo, es efectiva en el 55% de los casos y es posible acceder sin lista de espera. 

El cambio sociocultural que le permitió a la mujer la inserción en el mundo laboral y universitario modificó sus proyectos vitales y, entre otras decisiones, la llevó a posponer el preciado deseo de la maternidad.

Es importante tener en cuenta que en la mujer la fertilidad está muy ligada al reloj biológico, ya que desde los 35 años su reserva ovárica empieza a disminuir, progresivamente cada vez más, hasta convertirse en una barrera infranqueable para poder concebir.

Para estos casos y otros que describiremos en esta nota, la ovodonación aparece como la gran alternativa a la hora de retomar el camino para concretar el sueño de tener un hijo.

La técnica de Ovodonación es muy utilizada en el último tiempo y efectiva en el 55 por ciento de los casos. (Fecundart)

La técnica de Ovodonación es muy utilizada en el último tiempo y efectiva en el 55 por ciento de los casos. (Fecundart)La ovodonación es una técnica de fertilización asistida de alta complejidad, muy usada en el último tiempo, con resultados exitosos en alrededor del 55% de los casos. Comienza con el acto solidario y anónimo de una mujer (donante), que le dona sus óvulos a otra (receptora) para que esta pueda lograr un embarazo.

La técnica se indica también para aquellas mujeres que no pueden concretar su anhelo de ser madres por otras causas como, por ejemplo, no disponer de óvulos propios por falla ovárica prematura, tratamientos de quimioterapia, enfermedades hereditarias transmisibles, etcétera.

La donante

La  donante de óvulos debe ser una mujer joven y sana, cuya edad estará entre los 21 y los 30 años. Para saber si es apta para donar deberá sortear una serie de exigentes pruebas de laboratorio. Se trata de análisis de sangre para estudios de tipo cromosómico (cariotipo) y de diagnóstico para descartar alguna mutación de fibrosis quística. También se le realizan estudios que le revelarán al especialista si la donante padece alguna enfermedad infecto-contagiosa como VIH, hepatitis B, hepatitis c, gonorrea, sífilis y clamidia.

Además, se efectúa un test psicológico para conocer la aptitud emocional de la donante.

Para donar óvulos la paciente deberá recibir cierta medicación capaz de provocar que sus ovarios desarrollen una mayor cantidad de óvulos en un solo ciclo.

Una vez que los óvulos de la donante están maduros, son recolectados, evaluados y clasificados por el embriólogo en el laboratorio de reproducción asistida para su posterior fertilización y transferencia embrionaria.

La receptora

En la evaluación de la receptora se realiza un examen pélvico y se analiza el estado de su útero. También se incluye el test de enfermedades infectocontagiosas. Si tiene más de 45 años se agrega además una evaluación de la función cardíaca y el riesgo de enfermedades relacionadas con el embarazo.

En la evaluación de la receptora se realiza un examen pélvico y se analiza el estado de su útero. (Fecundart)

En la evaluación de la receptora se realiza un examen pélvico y se analiza el estado de su útero. (Fecundart)A la pareja se le aconseja ayuda psicológica por la complejidad de la decisión del uso de los óvulos donados.

En Fecundart contamos con un banco de óvulos propio para satisfacer la demanda de este tratamiento, sin necesidad de listas de espera.

Fecundart, en el año 2005, fue el primer centro de Córdoba en lograr concebir un bebé a partir de óvulos congelados. (Fecundart)

Fecundart, en el año 2005, fue el primer centro de Córdoba en lograr concebir un bebé a partir de óvulos congelados. (Fecundart)En 2005 fuimos el primer centro de Córdoba que logró concebir un bebé a partir de óvulos congelados. Desde entonces hemos adquirido una gran experiencia en lo que se refiere a criopreservación, requisito fundamental para tener un banco de óvulos que proporcione respuestas concretas a nuestros pacientes.

Dra. Lucía Piscitelli

Director de Laboratorio, Dr. Mariano Pérez

Fecundart  

Instituto Integral de Fertilización Asistida 

www.fecundart.com.ar

Tel.: 0351-4257182

More

Banco de óvulos

Nota publicada en La Voz el día 

Una herramienta indispensable para un centro moderno de reproducción asistida que reduce los tiempos de espera en los tratamientos de ovodonación.

 

¿Qué es un banco de óvulos?

La llegada de la vitrificación (técnica de reproducción asistida que permite la criopreservación de óvulos y de embriones) hizo posible que algunos centros de reproducción asistida pudieran contar con “bancos de óvulos”.

Un banco de óvulos es una herramienta indispensable en un centro moderno de reproducción asistida que nos permite:

  • Preservar la fertilidad (indicaciones oncológicas, quimioterapia, razones sociales).
  • Reducir del número total de embriones criopreservados.
  • La ovodonación.

Fecundart cuenta con un banco de óvulos desde el año 2009 y se encuentra acreditado por Refes (Registro Federal de Establecimientos de Salud).

Nuestro primer nacimiento fue en 2010 (primero en la provincia).

¿Qué es la ovodonación?

Es una técnica de reproducción asistida indicada principalmente en pacientes que han agotado su capital de óvulos.

Con esta técnica, una paciente (donante) dona a otra un número determinado de óvulos que son fecundados con los espermatozoides de su pareja o donante.

Los embriones obtenidos son transferidos al útero de la receptora.

¿Cuáles serían las ventajas de un banco de óvulos?

Nos permite confirmar (guardar) un número adecuado de ovocitos para cada receptora, antes del inicio del tratamiento.

Además, facilita la sincronización de la transferencia embrionaria entre la donante y la receptora.

Logra mejores resultados que los obtenidos con ovocitos no criopreservados (frescos).

¿Cuáles son los resultados de la ovodonación con óvulos criopreservados?

Son muy buenos: oscilan entre un 40 y un 50 por ciento de embarazo por transferencia embrionaria.

¿Qué estudios debe realizar la pareja?

En líneas generales, debe realizar los exámenes de rutina que se llevan adelante durante el estudio de la pareja estéril (investigación de las infecciones que puedan generar algún problema en el embarazo, VIH, rubéola, hepatitis B-C, VDRL, espermograma-cultivo, ecografía, papanicolau-mamografía, grupo y factor).

Sumamos a estos el diagnóstico genético de portador sano de fibrosis quística y el estudio de la cavidad uterina mediante histeroscopia.

¿Cuánto debe esperar una paciente para iniciar un tratamiento de ovodonación? ¿Existe lista de espera?

La paciente sólo deberá esperar el tiempo que demande la realización de los estudios previos (un mes).

En nuestro banco contamos con un importante número de óvulos que nos permite dar respuesta a todas nuestras pacientes. Sin lista de espera.

Bioq. Mariano PÉREZ*

Dra. Lucrecia ROJO**

* Director de laboratorio de reproducción asistida Fecundart.

** Especialista en ginecología-reproducción asistida.

 

More

La salud de los bebés nacidos tras fecundación ‘in vitro’ ha mejorado durante los últimos 20 años

 

Nota publicada en La Información

La salud de los niños nacidos a raíz de un tratamiento de reproducción asistida (ART, por sus siglas en inglés) ha mejorado constantemente durante las dos últimas décadas, con un menor número de bebés que nacen prematuramente, con bajo peso al nacer, muertos o que fallecen durante el primer año de vida, según un estudio que se publica en la edición digital de ‘Human Reproduction’.

MADRID, (EUROPA PRESS)

La salud de los niños nacidos a raíz de un tratamiento de reproducción asistida (ART, por sus siglas en inglés) ha mejorado constantemente durante las dos últimas décadas, con un menor número de bebés que nacen prematuramente, con bajo peso al nacer, muertos o que fallecen durante el primer año de vida, según un estudio que se publica este miércoles en la edición digital de ‘Human Reproduction’.

Los autores, Anna-Karina Aaris Henningsen, de la Clínica de Fertilidad en el ‘Rigshospitalet’ de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, y sus colegas nórdicos analizaron los resultados de 62.379 embarazos únicos (bebés que nacen solos) y 29.758 gemelos nacidos entre 1988 y 2007 en Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, y los compararon con los grupos de control de 362,215 únicos concebidos espontáneamente y 122.763 gemelos concebidos espontáneamente nacidos en los mismos países en el mismo periodo.

«Durante el periodo de 20 años de nuestro estudio, se observó una notable disminución en el riesgo de nacer de forma prematura o muy prematura –subraya la doctora Henningsen–. La proporción de bebés ART individuales que nacen con un peso bajo o muy bajo al nacer, menos de 2.500 g o 1.500 g respectivamente, también disminuyó. Las cifras de mortinatos y muerte durante el primer año se redujeron en hijos únicos y gemelos, y un menor número de gemelos ART estaban muertos o murieron durante el primer año en comparación con los gemelos concebidos espontáneamente».

Según esta experta, los datos del trabajo muestran que con una política nacional de transferencia de un solo embrión por ciclo durante la reproducción asistida, se reducen las tasas de embarazos múltiples pero también tiene un efecto importante en la salud del bebé único. «La transferencia de varios embriones en un ciclo, incluso si resulta en un solo bebé, todavía puede tener un impacto negativo en los resultados neonatales globales de hijos únicos», advierte.

Sin embargo, la transferencia de un solo embrión, no sólo evita los partos múltiples y todos los problemas de salud asociados para los bebés y las madres, sino que, como señala Henningsen, también se traduce en bebés únicos más saludables porque hay menos casos de ‘fuga de gemelos’ o procedimientos para reducir el número de fetos en desarrollo tras la implantación exitosa de varios en el vientre de la madre.

Henningsen añade otros factores que han contribuido a la mejora de la salud de los bebés de ART en los últimos 20 años. «Hemos mejorado tanto las habilidades técnicas en el laboratorio como las habilidades clínicas de los médicos y también la realización de una estimulación ovárica leve. Además, los medios de cultivo en el que los embriones se desarrollaron por primera vez en el laboratorio han mejorado en calidad, al igual que los medicamentos hormonales que se usan para ayudar a las mujeres producen un número suficiente de óvulos de alta calidad en el momento adecuado», destaca.

De 1989 a 2002, la proporción de mellizos ART en los cuatro países se mantuvo estable en torno al 23 por ciento, pero comenzó a decaer después y en 2007 fue sólo el 11,6 por ciento del total. Este descenso se vio reflejado en los resultados de salud de los bebés ART, con una reducción de los bebés prematuros (nacidos antes de las 37 semanas de gestación) hijos únicos y los gemelos del 27,9 por ciento en 1988-1992 al 12,8 por ciento entre 2003 y 2007 en Suecia, y de forma similar en Dinamarca, Finlandia y Noruega, hasta el 21,1, 17,8 y 21 por ciento, respectivamente, en el periodo 2003-2007.

En 1988-1992, la tasa de bebés únicos nacidos prematuros fue del 13 por ciento para ART y del 5,5 por ciento para los bebés concebidos espontáneamente. Para los muy prematuros (nacidos antes de las 32 semanas), las tasas fueron del 3 y menos del 1 por ciento, respectivamente. Sin embargo, para 2003-2007, estas cifras habían mejorado: un 8 por ciento en el caso de los hijos únicos ART prematuros frente al 5 por ciento en los bebés concebidos espontáneamente, y un 1,5 frente a menos del 1 por ciento para los muy prematuros únicos.

Para los gemelos ART prematuros y muy prematuros, las tasas mejoraron del 50 por ciento (ART) frente al 42 por ciento (gemelos concebidos espontáneamente) para los gemelos prematuros y del 8,5 al 7 por ciento para los gemelos muy prematuros en 1988-1992, al 47 por ciento frente al 44 por ciento para nacimientos prematuros y el 8,6 frente al 8 por ciento de los partos muy prematuros en 2003-2007.

Las tasas de embarazos únicos ART nacidos pequeños para la edad gestacional (PEG) se redujeron a más de la mitad entre 1988-1992 y 2003-2007, pasando de 7,6 a 3,2 por ciento, mientras que las tasas de nacimientos PEG entre gemelos ART cayeron del 17 al 14 por ciento.

Entre los bebés únicos ART, la tasa de nacidos muertos bajó de 0,6 a 0,3 por ciento en el mismo periodo y las muertes en el primer año se redujeron del 1 al 0,3 por ciento. Para los bebés únicos concebidos espontáneamente, la tasa de nacidos muertos se mantuvo igual durante todo el periodo en torno al 0,3 por ciento, mientras que las muertes se redujo de 0,5 a 0,2 por ciento.

Y entre los gemelos ART, los nacidos muertos cayeron del 1 al 0,5 por ciento y las muertes del 2,6 al 1,2 por ciento. Entre los gemelos concebidos espontáneamente, los nacidos muertos se mantuvieron en menos del 1 por ciento en todo el periodo, mientras que las muertes cayeron del 2,4 al 1,5 por ciento.

«Estos resultados demuestran de manera convincente que, si bien ha habido un aumento considerable en los ciclos de reproducción asistida en los últimos 20 años, esto ha ido acompañado de una mejora significativa en los resultados de salud para estos bebés, sobre todo para los bebés únicos. La razón más importante es el descenso dramático en partos múltiples debido a las políticas de la elección para transferir un solo embrión a la vez», concluye Henningsen.

More

El futuro de la concepción

 

Nota publicada en La Voz el día 25 de marzo de 2015

Escenario.

¿Qué ofrece la ciencia para tener hijos a edades avanzadas o de maneras diferentes a las naturales?

En los últimos años, los ejemplos de madres primerizas que superaron los 40 años parecen multiplicarse y hay especialistas que dicen que eso augura un nuevo escenario para la procreación.

Uno de ellos es Luis Ordóñez, especialista en medicina reproductiva y director del centro Origen. “Desde hace más de 50 años, cuando se inventaron los anticonceptivos orales, las parejas tienen la posibilidad de mantener una sexualidad no vinculada necesariamente con la procreación”, afirma. Y contrasta: “Como contrapartida de la sexualidad sin procreación, viene dándose la procreación sin sexualidad, por ahora sólo limitada a las parejas que recurren a técnicas de fertilización asistida”.

Cualquiera sea el motivo y las controversias asociadas, tener hijos más allá del límite de la naturaleza es posible gracias al avance científico en lo que respecta a las técnicas de reproducción asistida, específicamente a la criopreservación de espermatozoides, óvulos y embriones.

Mariano Pérez, biólogo y responsable del laboratorio del centro Fecundart, explica que la preservación de la fertilidad es una reciente rama de la medicina reproductiva que comprende la preservación de gametos (esperma y ovocitos) y tejido reproductivo (ovario y testículo) que otorga a las personas en riesgo de perder su capacidad reproductiva la posibilidad de tener hijos con su propio material genético. “Pacientes con cáncer que están sometiéndose a cirugías o que comenzaron quimioterapia o radioterapia, mujeres con riesgo de menopausia precoz y mujeres sanas que desean posponer el momento de ser madres son las principales beneficiarias de esta estrategia”, explica.

César Sánchez Sarmiento, director de Nascentis, revela que por tratarse de células absolutamente diferentes, la criopreservación (o congelación) de óvulos y espermatozoides no son iguales ni tienen la misma historia. “Existen en el mundo niños sanos que nacieron de espermatozoides congelados hace 10 o 15 años atrás. Esto posibilitó la creación de bancos de semen en diferentes países, lugares adonde los profesionales vamos en busca de esas células en los casos en que es necesario. La congelación de óvulos, llamada vitrificación, tiene menos de una década de historia”, detalla.

El tiempo corre

A pesar del aumento en la expectativa de vida, el reloj biológico de la mujer sigue con su alarma inalterable, afirma Ordóñez. “Tener una vida más larga viene de la mano de mayores posibilidades de padecer diferentes enfermedades que pueden afectar la fertilidad. La hipertensión arterial, trastornos metabólicos o inclusive psicológicos son ejemplos de patologías que en sí no producen infertilidad, pero sus tratamientos están relacionados con disfunciones sexuales”, dice Ordóñez.

En el caso de los hombres, existe la creencia de que no hay límite de edad para procrear. Pero hay suficiente evidencia científica que indica que la calidad del semen se va deteriorando con los años, principalmente debido a una falla del control de calidad en la producción de los espermatozoides, lo que implica mayor número de espermatozoides con mutaciones genéticas. En las mujeres, la edad actúa de dos formas, en primer lugar van disminuyendo la cantidad de óvulos que quedan en el ovario y, por otro lado, la calidad de los óvulos con el tiempo también se ve comprometida.

La técnica 

Daniel Estofán, director de Cigor, explica que científicamente no hay un límite para la conservación de óvulos o espermatozoides, pero considera que sí hay un límite ético para la edad en que se desea usarlos, que según su criterio sería los 47 años, ya que fisiológicamente es así. “Esto está abierto a toda persona que, ya sea por razones laborales, oncológicas, de la formación de pareja, entre otras, lo desee”, agrega.

En cuanto a la técnica en sí misma, Pérez explica que para la congelación de óvulos existen dos métodos: la congelación lenta y la vitrificación. “Con el primer método no se evita la formación de hielo y es ineficaz para el guardado de ovocitos. En cambio, la vitrificación es altamente efectiva para que no se formen cristales de hielo dentro de la célula, lo que se reemplaza con crioprotectores y sumergiendo esos óvulos en nitrógeno líquido a -196 C°”, asevera. “Esto nos otorga resultados similares a aquellos obtenidos con óvulos frescos y nos da un gran rango de aplicaciones, incluida la preservación de la fertilidad. La sobrevida de los óvulos después de descongelarlos ronda el 90 por ciento”, 
detalla.

En este sentido, Sánchez Sarmiento cuenta que en Nascentis existe un programa de donación, para que mujeres que quieren donen sus gametas de manera altruista y así ayudar a otras que no cuentan con óvulos de calidad y desean tener hijos. Los óvulos de donantes constituyen una opción para las mujeres con útero normal que tienen ninguna o pocas probabilidades de concebir con sus propios óvulos.

“Al vitrificar óvulos, lo que se hace es conservarlos en la edad biológica en que fueron extraídos (para lo cual se realiza una estimulación ovárica), y utilizarlos en el momento necesario”, cuenta el especialista, y agrega que en sus años como especialista en medicina reproductiva ha visto nacer a muchos bebés gracias a esta técnica.

En cuando a la congelación de espermatozoides, el procedimiento es más simple, ya que sólo basta con remitir una o dos muestras de semen al laboratorio de andrología para criopreservar espermatozoides viables que puedan ser utilizados en un tratamiento futuro.

El cáncer

Las enfermedades neoplásicas son una de las razones más fuertes, pero más desconocidas por la cual muchos hombres y mujeres pueden recurrir a la criopreservación de sus células germinales.

“El progreso en los tratamientos de cáncer usando quimio y radioterapia ha incrementado la tasa de supervivencia de pacientes con enfermedades malignas. Pero, desafortunadamente, la mayoría sufrirá efectos crónicos adversos, incluyendo falla ovárica e infertilidad, y llevará a la paciente a sufrir estrés, baja estima o una disminución en la calidad de vida. Por lo tanto se torna evidente la necesidad de informar a la paciente de las técnicas de preservación de la fertilidad”, explica Pérez. De esta manera, es de suma importancia que los oncólogos le hablen de esta posibilidad a sus pacientes, para que ellos evalúen la posibilidad de conservar células o tejido antes de iniciar el tratamiento.

El alcance de la criopreservación

Para muchas parejas, tener un hijo con la ayuda de la ciencia implica realizar un tratamiento con previa criopreservación de embriones. Contempla extraer óvulos y espermatozoides de ambos (o de donante, si es necesario), posteriormente formar los embriones por FIV en un laboratorio de alta complejidad, y luego se criopreservar para transferirlos al útero materno cuando sea necesario.

Esta alternativa produjo y produce muchos planteos éticos, religiosos, culturales, entre otros. En la mayoría de los casos, quienes rechazan esta alternativa consideran que los embriones son personas.

“En embrión es un grupo de células que tiene el potencial de desarrollar una persona, pero que en el momento en que se criopreserva (en nitrógeno líquido a -196 °C) tiene entre dos a cinco días de desarrollo y es un conjunto de células que forman una pelotita de aproximadamente 100 micras (es decir, un milímetro dividido en cien). En otras palabras, el embrión es vida humana porque se origina de otras dos células de origen humano, pero ni científica ni biológicamente es una persona, porque un embrión puede considerarse un ser humano a los 14 días de evolución, cuando aparece el esbozo de que lo va a ser el sistema nervioso central, y ningún embrión se criopreserva en ese estadio”, explica Sánchez Sarmiento.

Y agrega que como se trata de un grupo de células germinales, un embrión puede dar lugar a una persona sólo si es implantado en el útero de la mujer. De lo contrario, puede diferenciarse en células de otros tejidos del cuerpo humano.

“Por otra parte, los años de experiencia que ha desarrollado la medicina reproductiva demostraron que la criopreservación de embriones durante los tratamientos de fertilidad asistida aumenta notablemente las posibilidades de embarazo. Por lo tanto, si no se puede hacer, se le quita a miles de personas las posibilidades de tener un hijo. Esto significa que si una pareja necesita un tratamiento de fertilidad asistida y no logró embarazarse en el primer intento, y no tiene embriones criopreservados, debe comenzar un nuevo proceso desde cero. Las consecuencias emocionales y sociales sólo las conocen quienes no pueden ser mama o papá”.

Por Romina Martoglio

More

Mamá desde el primer deseo

Proceso, Estudios y controles preconcepcionales y prenatales que se deben realizar para que mamá y bebé lleguen sanos y cuidados al momento del parto.

embarazo_4

Ecografia. Dianela Juncosa, a días de ser mamá de Catalina (La Voz / Raimundo Viñuelas).

Por Romina Martoglio (Especial)

 

Dicen que ser mamá es algo que todas las mujeres llevan impreso en su naturaleza, un instinto que se expresa no sólo en la reproducción, sino también en cada actitud de protección y cuidado.

Y aunque se trata de procesos absolutamente naturales, el embarazo y el parto pueden implicar riesgos, por lo cual la medicina desarrolló estudios y seguimientos específicos para brindar la mayor seguridad posible a mamás y bebés.

Decidir y planificar

La atención primaria preconcepcional es un concepto que quiere imponerse en la obstetricia. Alejandro Cugnini, jefe del Servicio de Obstetricia de la Clínica y Maternidad del Sol, donde se creó un área de investigación preconcepcional, explica que se trata de realizar consultas previas a la búsqueda del bebé para encontrar antecedentes en la futura mamá y ubicarla en los grupos de bajo, mediano o alto riesgo, para luego, una vez logrado el embarazo, indicarle de qué manera hacer los controles.

“El examen preconcepcional permite a la pareja asegurarse de que se encuentra lo más saludable posible antes de concebir”, indica Cugnini. Y añade que posibilita al médico identificar, y a menudo tratar, trastornos de salud que podrían representar un riesgo durante el embarazo, como diabetes, asma, enfermedad inflamatoria intestinal, depresión, artritis reumatoide, síndrome antifosfolipídico, enfermedades cardíacas, renales, tiroideas o fenómenos tromboembólicos, hipertensión arterial, infección por el virus de la hepatitis B, infección por el VIH/sida, entre otras.

El feto, un paciente

Ya logrado el embarazo, el cuidado prenatal constituye el mayor avance en el manejo de la futura mamá y juega un rol fundamental en la marcada reducción de la mortalidad maternoneonatal.

Paulina Mangupli, especialista en Diagnóstico por Imágenes y Directora de Diagnus, explica que en las últimas cinco décadas la medicina incorporó un profundo conocimiento sobre el feto humano y su hábitat inmediato: “Hasta entonces se consideraba al feto como un apéndice materno y prevalecía la filosofía de que una buena asistencia a la madre mejoraría automáticamente el fruto de la concepción. Pero en la actualidad sabemos que el bebé durante la gestación se enfrenta a diferentes riesgos de morbimortalidad, por lo que los estudios cada vez más específicos permiten considerar al feto como paciente”.

Así, la evolución científica de los últimos 20 años ha brindado la esperanza de que muchas complicaciones de la gestación sean potencialmente detectables desde tan temprano como la semana 10.

“La ecografía de las semanas 11 a 13 combinada con los antecedentes maternos y análisis bioquímicos específicos de sangre permiten definir el riesgo de cada paciente para complicaciones tales como aborto, muerte fetal, parto prematuro, preeclampsia, diabetes gestacional, restricción del crecimiento intrauterino, macrosomía fetal, cromosopatías y algunas malformaciones congénitas mayores”, indica Mangupli.

“En el diagnóstico prenatal hay métodos que son de screening o tamizare, para identificar pacientes con riesgo de alguna anomalía cromosómica; y métodos que son de diagnóstico, es decir de confirmación diagnóstica”, explica José Ordoñez, especialista en obstetricia y medicina reproductiva, director de Origen.

Dentro de las técnicas de screening , se encuentra la translucencia nucal, presencia de huesos nasales, flujo de ductus venoso y tricúspideo y test en sangre que se pueden hacer durante el primer y segundo trimestre y cuya tasa se sensibilidad alcanza hasta el 95 por ciento para detectar aneuploidías, es decir trastornos en la cantidad de cromosomas, como la trisomía 21 (Síndrome de Down), 18, 13, X e Y, entre otras.

“Lo ideal es hacer estos estudios en el primer trimestre y seguirlos en el segundo. Si los resultados arrojan probabilidad alta de algún inconveniente, entonces se indica un método de diagnóstico confirmatorio, como la biopsia de vellosidades coriales, una biopsia de la placenta que se hace a través de una punción y puede realizarse desde la semana 12 de gestación”, explica. Ordoñez precisa que también existe la punción de líquido amniótico, que se puede llevar a cabo entre las 16 y las 20 semanas (en algunos casos más tardíamente), pero como la técnica consiste en el cultivo de células fetales, requiere de dos a tres semanas para obtener el resultado. “Estos son métodos invasivos confirmatorios”, manifiesta.

El especialista también indicó que lo que se está realizando en la actualidad es la secuenciación masiva del ADN fetal libre en sangre materna. “Existe alrededor de un 5 por ciento de células fetales en la sangre materna. Entonces, a partir de una muestra de sangre se puede obtener ese ADN y llegar a los mismos datos que los estudios mencionados, pero con mayor precisión y sin riesgos”, indica, y agrega se puede realizar alrededor del mes y medio de embarazo.

En Córdoba a este estudio lo realizan Diagnus y Fecundart gracias a acuerdos con laboratorios extranjeros. Mangupli explica que este estudio tiene una sensibilidad del 99 por ciento y una tasa de falsos positivos muy baja (0,1 por ciento), detecta riesgo para las alteraciones cromosómicas más frecuentes, y también puede analizar, si se requiere, el sexo fetal y cromosomas sexuales.

En tanto, también existe un test genético preconcepcional, para el que se requiere una muestra de sangre o saliva de la pareja.

“Está especialmente indicado para las personas que padecen infertilidad, que tienen antecedentes en su familia de enfermedades genéticas o simplemente para quienes quieran conocer si presentan alguna predisposición para transmitir enfermedades hereditarias a sus hijos”, cuenta Sandra Miasnik, miembro titular de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer). “Si se detectara que ambos miembros de la pareja portan mutaciones que, al combinarse entre sí, pueden traducirse en una enfermedad genética severa en su descendencia, existen tratamientos que permiten identificar e implantar embriones libres de genes que pudieran llegar a bajar la calidad de vida del bebé o complicaciones que se pudieran generar durante el embarazo”, añade.

José Pérez Alzaa, especialista en medicina reproductiva y director médico de Fecundart, sostiene que estos estudios ayudan a parejas con riesgo elevado de inducir enfermedades genéticas a tomar decisiones como la anticoncepción, la adopción, o tratamientos de reproducción asistida. Y agregó: “Nosotros contamos con tecnología para la realización del diagnóstico genético preimplantatorio, que permite diagnosticar en el embrión de un número importante de enfermedades genéticas.

Subfertilidad

En este gran tema que es el embarazo y la maternidad es necesario tener en cuenta a aquellas parejas que presentan algún problema relacionado con la fertilidad y no pueden tener bebés. En estos casos, se recomienda una consulta con especialistas en medicina reproductiva.

Pérez Alzaa explica que, en cuanto al diagnóstico, a estas parejas se les indica, en primer lugar, el despistaje serológico de enfermedades infectocontagiosas potencialmente dañinas para el embarazo, como toxoplasmosis, sífilis, rubéola, HIV, hepatitis b y c, y citomegalovirus. Además el control ginecomamario anual y la valoración cardiovascular y clínica, sobretodo en pacientes mayores de 40 años.

Luego, se procede a estudios que evalúan el factor masculino, el factor ovárico y el factor tuboperitoneal (trompas y útero).

“El hombre y la mujer son sometidos a estudios para detectar cuál es el inconveniente. En el caso del hombre, el estudio clave es el espermograma, que permite conocer la cantidad, calidad y movilidad de sus espermatozoides. Y en el caso de la mujer, se realizan estudios hormonales que evidencien la ovulación, o bien, si no hay ovulación, cuál es la causa. Y también se realiza la histerosalpingografía, que permite conocer el estado del útero y de las trompas de Falopio”, explica Gustavo Gallardo, especialista en fertilidad del centro de medicina reproductiva Nascentis.

Daniel Estofan, director médico de Cigor, agrega que de acuerdo al resultado de estos primeros estudios, es posible proceder a realizar otros de mayor complejidad.

“La paciente subfértil que consigue embarazarse espontáneamente presenta un riesgo mayor de embarazo ectópico (fuera del útero. En las trompas de Falopio, por ejemplo), sobre todo si tiene antecedente de infecciones pelvianas, un embarazo ectópico previo o cirugías en las trompas de Falopio”, sostiene Pérez Alzaa. “Por lo tanto, es importante que consulte al especialista para confirmar la ubicación del embarazo y también su evolución”, concluye el profesional.

Un embarazo pleno

Cada instancia del embarazo requiere de cuidados y estudios específicos. Y en este sentido, aquellos embarazos normales seguirán procesos diferentes que aquellos más complejos. Se calcula que, en condiciones ideales, una mujer atraviesa un promedio de 12 controles durante los nueve meses.

Las parejas que no logran embarazarse de manera natural pueden someterse a tratamientos de fertilidad asistida, que se dividen en baja complejidad, como la inseminación intrauterina, y alta complejidad, como la fertilización in Vitro.

“Una vez atravesado el tratamiento correspondiente y con un resultado positivo, los controles siguen el proceso normal. Un embarazo logrado por fertilización asistida no tiene ningún riesgo por encima de un embarazo normal, pero tampoco tiene menos riesgos. Es decir que no hay riesgos derivados del tratamiento en sí mismo, sino que pueden estar asociados a las características y antecedentes de la mujer”, explica Gallardo.

Pérez Alzaa destaca que debido a que un buen porcentaje de estos embarazos son múltiples, que el promedio de edad es mayor que el de la población embarazada no estéril (36-37 años), y que muchas de estas pacientes tuvieron patología previa (miomas, cirugías uterinas etcétera), deben considerarse de alto riesgo, por lo que demandan un cuidado más estrecho.

Cortesía de La Voz:  http://www.lavoz.com.ar/salud/mama-desde-el-primer-deseo

 

More

Biopsia embrionaria: cómo es la fertilización “selectiva”

dr

El director médico de Fecundart, José Pérez Alzaa explicó que la biopsia embrionaria “permite reducir la tasa de embarazos múltiples haciendo posible la transferencia de un único embrión”

 

SALUD   La existencia de anomalías genéticas en el embrión es la principal causa de implantación en los tratamientos de reproducción asistida y por eso estos procedimientos consiguen su objetivo en un 30 al 40% de los casos. Una alternativa para detectar las anomalías a tiempo es la técnica de fertilización “selectiva” que es utilizada desde hace dos meses por la Fundación Fecundart en Córdoba, que realiza técnicas de reproducción asistida desde hace 13 años. Mediante esta técnica se realiza una biopsia a los embriones para conocer si tienen alguna enfermedad genética o qué tipo de embarazo puede llegar a ser.

Gentileza de La Voz, Link: http://www.lavozdesanjusto.com.ar/subsitios/noticia_ampliada.php?id_noticia=28647

More

Nueva aparatología permite anticipar problemas genéticos en embriones

 

 

Lunes 30 de Junio de 2014
 
 
  La Mañana de CórdobaDSCN6298-001
 
 Nueva aparatología permite anticipar problemas genéticos en embriones
 El equipo que comenzó a utilizarse recientemente en Córdoba realiza una biopsia sobre ellos. Se emplea en fetilizaciones asistidas para evitar embarazos múltiples o con enfermedades de base.
 La medicina avanza a pasos agigantados al punto que permitió, entre otras cosas, mejorar la expectativa de vida humana o curar enfermedades que años anteriores se cobraban miles de víctimas.
La tecnología, ligada a la salud, a menudo se topa con cuestionamientos éticos cuando esto tiene que ver con la intervención y la posibilidad de determinar características humanas.
En este sentido, se conoció que en Córdoba comenzó a utilizarse un aparato que permite realizar biopsias a embriones para conocer si será un futuro embarazo múltiple, o si tiene problemas de origen genético.
En Córdoba, es una fundación que se dedica a tratamientos de fertilización asistida la primera del interior del país en implementar esta tecnología. Se trata de un equipo láser que permite realizar una biopsia al embrión y con esto hacer tratamientos denominados PGD y PGS.
Al respecto, José Pérez Alzaa, presidente de Fecundart y especialista en fertilización, explicó que “PGS es una técnica por la cual se sondean los embriones para determinar si será un embarazo múltiple, para ver si tiene un número normal de cromosomas o si tiene problemas genéticos”.
Este instrumental, que es quirúrgico y láser, sirve para extraer una pequeña muestra de las células para su análisis.
Permite “seleccionar los embriones que están libres de las enfermedades genéticas o que posea el número normal de cromosomas de un grupo de embriones para su posterior traslado al útero materno”, añadió el profesional.
Pérez Alzaa agregó que “esto se puede usar para las mamás que sepan que son portadoras de alguna enfermedad genética, para mujeresque son grandes y tienen mayor riesgo de tener chicos con síndrome de Down, en pacientes con abortos a repetición o con antecedentes de fallas de implantación”.
El especialista señaló que en este punto se enfrentan “con un fuerte dilema ético”. Los embriones sanos son implantados en el útero materno, mientras los que presentan riesgos de enfermedades son criopreservados.
“Aquí todavía tenemos un vacío legal y hasta tanto no se modifique el Código Civil no podemos desechar esos embriones enfermos”, dijo el presidente de la fundación.
Se plantea también la polémica en relación a la posibilidad de generar una nueva humanidad con características determinadas. La tecnología permite cada vez más incidir sobre la concepción, al punto de realizar modificaciones al menos cuestionables. Un mundo habitado por personas iguales y perfectas parece estar cada vez más cerca de la realidad, imagen  reservada hasta ahora a guiones cinematográficos.

http://www.lmcordoba.com.ar/nota/170453_nueva-aparatologia-permite-anticipar-problemas-geneticos-en-embriones

More

Duodécimo desayuno informativo

Srs. Pacientes Fundación Fecundart informa que, el día 15/03/14, a la hora 9:30 am, tendrá lugar el décimo segundo desayuno informativo para pacientes, donde se tratará el tema de la fertilidad y las distintas técnicas. Están todos los pacientes invitados, la entrada es libre y gratuita pero deben anotarse previamente en secretaría o por teléfono al: (0351-4257182). El lugar de realización  sera el salón auditorio de la fundación ubicado en (Paraná 545, CBA, ARG). http://fecundart.org/wp/contacto/

Muchas Gracias,

Atte Fundación Fecundart.

More