Oncofertilidad -

Nuestros Servicios

Oncofertilidad

Oncofertilidad

Cáncer y fertilidad en el varón :

Los buenos resultados obtenidos con los tratamientos oncológicos y el aumento de las tasas de sobrevida en estas pacientes, nos ha llevado a considerar  los efectos secundarios inducidos por la quimioterapia y la radioterapia sobre la fertilidad, sobretodo en pacientes jóvenes.

El médico oncólogo cumple un papel primordial en el asesoramiento de estos pacientes, ya que es  comprobada la desinformación que existe al respecto.

La quimioterapia actúa sobre todas las células en división mitótica de nuestro organismo, destruyendo las células  tumorales y las no tumorales.

El testículo con su alto grado de división celular es muy sensible a agentes quimioterapicos como asi también a la radioterapia.

Afectando estas terapias principalmente a las espermatogonias (células precursoras de los espermatozoides)  las cuales se dividen indefinidamente desde la pubertad.

Los efectos de la quimioterapia y radioterapia actúan de diferente manera afectando la espermatogenesis.

Dependiendo de la edad del paciente, localización del cáncer, tratamiento recibido y dosis. Los tumores por si solos pueden alterar la espermatogenesis (ca de próstata, testículo) y a través de la fiebre, mal estado general en otros casos (enfermedad de Hodgkin y leucemias).

Los agentes mas deletéreos sobre la fertilidad son los  alkilantes .

Un 50 % de los pacientes tratados con altas dosis de estos recuperan la espermatogenesis después de los 2 años del tratamiento, el resto permanece azoospermico.

La radioterapia cuando actúa sobre la próstata o los testículos pueden causar esterilidad y esta puede llegar a ser permanente e irreversible.

En algunos la recuperación puede tomar varios años y depende de la cantidad de radiación recibida.

Con dosis altas de 200-300 cGy se observa 100% de azoospermia sin recuperación a los 40 meses.

Con dosis entre 30-50 cGy hay azoospermia temporaria pero se recupera a los 48 meses.

En la orquidectomia  unilateral o bilateral se recomienda la criopreservación de semen. Y en el caso de que el paciente ya sea azoospermico  es recomendable realizar una biopsia de tejido testicular previa para guardar espermatozoides para el futuro.

En algunos pacientes la fertilidad puede ser restablecida, pero nunca se sabe con certeza en cuál de ellos y cuando se producirá esa recuperación.

A pesar de estar demostrado el efecto mutagénico de la radio y quimioterapia, no hay evidencia de una mayor  tasa de de niños nacidos con malformaciones o con anomalías cromosómicas.

Que se puede hacer

–          La mejor alternativa para la preservación de la fertilidad en el varón es la congelación de semen previo a cualquier  tratamiento oncológico con posibles efectos gonadales (quimioterapia – radioterapia).

–          Congelación de tejido testicular  en pacientes azoospermicos.

–          La protección con análogos en pacientes prepúberes puede ser efectiva (en adultos no se ha visto beneficios).

Es importante tener en cuenta

 –          La muestra de semen debe ser  fraccionada  en pequeñas muestras para no agotar toda la reserva en un solo tratamiento.

–          No  tiene sentido pedir al paciente un espermograma previo. Ni realizar tratamientos previos para aumentar la cantidad de espermatozoides. Es conveniente congelar la muestra no importa la calidad de la misma lo más rápidamente posible antes del tratamiento.

–          El semen se conserva a – 196 Cº y puede ser guardado durante años sin perder calidad.

–          El ICSI permite nos aporta un buenas tasas de embarazo con semen congelado, aun teniendo parámetros seminales deteriorados en el momento de la congelación.

–          No existe evidencia de niños nacidos de semen congelado que tengan mayor porcentaje de anomalías genéticas, por lo tanto su utilización es muy segura.

–          Solo 10 % de los pacientes utilizaran a posteriori su semen congelado. (logro de paternidad natural 50%, fallecimiento 35%, no deseo de ser padres 15%).

Deja un comentario